Una de santos: los Sanjacobos

nieve en madridAyer domingo por la mañana, en previsión de la “macro” tormenta de nieve a la que Madrid se estaba preparando, preveí cocinar uno de esos platos que apasionan a los niños y que particularmente relaciono con el mal tiempo. El segundo grado del “filete empanao” – también conocido como escalope, cachopo, Schnitzel,… aunque reconozco las variedades y particularidades de cada filete, al final es todo lo mismo – evoluciona a lo que se viene calificando como “San Jacobo” y esto bien hecho acompañado de unas patatas fritas caseras no tiene desperdicio.

Un manjar de los de siempre y por el que los niños chicos – y no tan chicos… – te ascienden a diosa hasta que hacen la digestión. Porque lo cierto es que no hay mejor regalo que el hecho de que alguien disfrute saboreando uno de los platos que te han llevado 5 minutos o 5 horas en la cocina.

camino de santiago

Pues volviendo al tema. Me dió mucha curiosidad pensar en esto mientras tenía las manos totalmente pringadas en el “quehacer”. Así que hoy, volviendo a pensar en el tema, me he puesto a navegar un poquito. He encontrado varias webs que relacionan el plato con el camino de Santiago y sus hosterías que ofrecían el plato a sus peregrinos. Otra teoría curiosa es que al contener cerdo implicaba que el que la consumía debía ser cristiano (y no judío o musulmán), de modo que se utilizaba como una forma de reconocer a los “infieles”.

Indiscutiblemente es uno de esos platos en los que es muy difícil fracasar y en el que te hacen la ola con el primer bocado. Os paso mi proceso y os animo a que lo intentéis.

San Jacobos con jamón de jabugo y queso Gouda

By 01/20/2015

  • Prep Time : 25 minutes
  • Cook Time : 10 minutes

Ingredients

Instructions

1. El primer paso empieza siempre en el mercado junto con nuestro amigo el carnicero. Facilita mucho este plato que le pidáis al carnicero que os haga "libritos" de lomo de cerdo. Esto es estupendo porque os dejan una parte abierta para poder rellenar el doble filete.

2. Prepara tres platos: uno hondo con un huevo batido, otro con pan rallado espolvoreado y otro para dejar los San Jacobos.

3. Rellena los filetes con una loncha de jamón y otra de queso. Os habréis dado cuenta de que no he incluido sal en este plato, se debe al jamón serrano.

4. Baña los San Jacobos en el huevo dándoles la vuelta para que se impregnen bien. Después, pásalos al plato del pan rallado y recubre todo el filete completo. Haz lo mismo con todos.

5. Cuando tengas todos los San Jacobos, prepara una sartén y echa un generoso chorreón de aceite - por mí, de oliva -. Estaría bien que hubiera un dedo de aceite. Cuando esté bien caliente, muy caliente, fríe los San Jacobos.  Este paso último es más importante de lo que pensáis porque hay que llegar al punto de temperatura que haga que se hagan por dentro y se frían bien por fuera sin quemarse.

Ahora solo toca disfrutar!!!

Print

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…