Embotados

Creo que poca gente me llama por mi nombre completo. Incluso hace unas semanas alguien me preguntó: ¿y para qué te pusieron un nombre si después cualquiera te lo cambia?

La pregunta me hizo pensar en todos los apodos – unos más cariñosos, otros más “simpáticos” – que me atribuyen amigos y familiares. Y no solo eso! También en los de ellos. Mi amiga Bani sabe bien de lo que hablo con este tema y su madre también… Puede ser divertido que en un momento de risas acaben llamándote “el Empanao” – esto es solo un ejemplo, por ahora no he conocido a nadie con ese mote – pero claro, cuando pasan los años y en tu trabajo llegan a llamarte el empanao, la cosa cambia de color…

En mi caso por ahora no tengo de qué preocuparme… Creo que a la que más le gusta llamarme de mil formas distintas es a mi hermana. Mi atributo preferido es “volumen cero”. Me lo puso porque ella está sorda como una tapia y pone la tele al máximo, mientras yo no dejo de bajarle el volumen… También me llama “la niña de los botes” y es que cuando vamos al súper lleno el carrito de botes de espinacas, espárragos, judías verdes y otras conservas estupendas que te salvan en más de una ocasión tu tupper del día. Por supuesto también voy al mercado a saludar a mis tenderos y comprar productos frescos, pero los botes tienen su punto!

Como ya estamos entraditos en la semana y algo cansados vamos a por una receta fácil de hacer, de los que casi se hacen solos!

Potaje de espinacas con garbanzos

By 06/11/2013

Ingredients

Instructions

1. Pica el ajo y la cebolla y sofríelos con aceite de oliva en una sartén grande.

2. Cuando esté todo pochadito, echa el tomate natural pelado, sal y mezclado todo bien mientras se hace a fuego muy lento.

3. Pasados varios minutos, añade un chorreoncito de vino blanco para cocinar. Mézclalo muy bien y añade un poquito más de sal- si te gusta mucho, pero sin pasarte! También puedes añadir especias como la pimienta negra, el laurel o el orégano.

4. Una vez tengas tu sofrito, añade los garbanzos habiéndoles quitado el agua previamente. Deja que los garbanzos vayan tomando el aroma y el jugo que se ha creado con el tomate, el vino y el sofrito, en general.

5. Por último, añade las espinacas. Múevelo todo muy bien y déjalo a fuego muy lento durante 5 minutos. Después, quita la sartén del fuego y deja que se quede el guiso reposando en la sartén durante un rato.

Print

Qué buen tupper facilísimo nos hemos hecho.

¡¡Que lo disfrutéis y muy buena semana “coliflores”!!

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…
  • Dácil

    Buenísima pinta! Y con lo que me gustan los garbanzos…

    • crispi

      🙂 riquísimos, Dácil!! Seguro que tb te gustará la receta de humus en “tanto unta, unta tanto”. Un besito